Blog

alternate language
28 de abril de 2020

Evangelización digital: creatividad en el ciberespacio


Evangelización digital: creatividad en el ciberespacio
 

Como facilitador en línea durante algunos años, siempre me ha fascinado la respuesta que brindan casi todos mis alumnos en el curso de Comunicaciones y Ministerio, cuando les preguntamos acerca del decreto conciliar Inter Mirifica, documento del año 1963, centrado en la difusión de las comunicaciones sociales de la Iglesia. La pregunta es más o menos: "¿Dios creó los medios y la tecnología y se los confió a la humanidad?" ¡Y casi todos normalmente responden con un "SÍ"!

Sin embargo, el propio documento inicia claramente con la siguiente declaración: "Entre los maravillosos inventos de la técnica que, sobre todo en estos tiempos, el ingenio humano, con la ayuda de Dios, ha extraído de las cosas creadas, la madre Iglesia acoge y fomenta con especial solicitud aquellos que atañen especialmente al espíritu humano y que han abierto nuevos caminos para comunicar con extraordinaria facilidad noticias, ideas y doctrinas de todo tipo."(IM, 1). La Iglesia acuñó el término "comunicaciones sociales" para designar todo lo que hoy conocemos como medios de comunicación. Por supuesto, en ese momento, no había redes sociales en la forma en que las conocemos hoy.

Pero tal vez durante los últimos 20 años, no sólo durante mis cursos en línea sino también en mi experiencia como líder pastoral, se habla y escucha sobre la necesidad de usar las redes sociales para la evangelización. Incluso, la conversación se activa más en estos momentos en que el uso de las redes se convirtió en una necesidad para continuar difundiendo nuestra fe, ya que el distanciamiento social nos mantendrá alejados por algún tiempo de la posibilidad de encontrarnos físicamente en la parroquia.

De hecho, la crisis me golpeó mientras estaba facilitando un nuevo curso en línea, que, por naturaleza, es asíncrono, es decir, no en simultáneo, por lo que se puede entrar en cualquier momento y cumplir con las asignaciones. Sin embargo, me di cuenta de que la mayoría de mis estudiantes estarían en casa. Fue entonces que pensé en "romper la regla" y les pregunté si estarían interesados en unirnos todos al mismo tiempo para tener una conversación informal en línea. Para mi sorpresa, todos reaccionaron positivamente. Para abreviar una larga historia, la clase entera participó entusiasmada por la idea de al menos tratar de verse y nutrir la fe, compartiéndola en línea.

"Primereando" en tiempos del COVID-19

Evangelii Gaudium (EG), la Exhortación Apostólica escrita por el Papa Francisco en 2013, acuñó un neologismo: "primerear", que viene de "primicias", que significa "lo primero". Aunque la versión en inglés del documento lo traduce como la Iglesia que "avanza" (goes forth), agregaré que no se trata sólo de avance en el sentido de progreso, sino más particularmente en el sentido de tomar la iniciativa. Dios toma la iniciativa y nos ama primero, como recuerda Francisco citando la primera carta de Juan: "En esto está el amor: no es que hayamos amado a Dios, sino que él nos amó y envió a su Hijo como expiación por nuestros pecados". (1 Jn, 4:10). Así, Francisco usa el “primereo” para darnos la idea de que estamos llamados a salir al encuentro, “primerear” en la evangelización. Lejos de permanecer a la espera, el llamado a la evangelización es un llamado proactivo. A imitación de Dios, salimos al encuentro de los otros, a la mitad del camino, para encontrarlos en su propia realidad.

Aproveché esa oportunidad para compartir con mis alumnos (además porque el curso trataba sobre EG) que intenté tomar la iniciativa y motivarlos a reunirse en línea, que de alguna manera los “primereé”. Fue un muy buen momento para usar el significado de "salir" y darnos cuenta de que, en última instancia, todos estamos llamados a salir, especialmente en estos momentos en los que no podemos salir físicamente de nuestros hogares, para buscar primerear a otros. En realidad, Francisco no está inventando estos conceptos a partir de estos tiempos modernos, sino que en realidad está construyendo sobre la riqueza del Magisterio, las enseñanzas de la Iglesia a través de los años. San Juan Pablo ya había usado el término "Nueva Evangelización" para referirse a la necesidad de reinventar y recrear los métodos, formas y la pasión que todos necesitamos para difundir la Buena Nueva.

Entonces, creo que nuestro llamado hoy es a salir adelante (primerear) y también hacerlo con creatividad y pasión, particularmente con todas las limitaciones y restricciones que enfrentamos hoy.

Afortunadamente, durante las últimas semanas las redes sociales se han inundado con mensajes de nuestros párrocos y sacerdotes, presentadores, músicos, publicaciones muy bien elaboradas, Misas en línea y muchos recursos que efectivamente alimentan nuestra fe. Entonces, ¿Cómo podemos evangelizar en estos tiempos de crisis? Estas son algunas ideas que pueden encender o inspirar su creatividad para ser un "voluntario / evangelizador digital":

  • Anime a otros. Simplemente comparta con los feligreses la invitación para unirse a Misa el domingo, usando Facebook o YouTube. Comparta el anuncio de la transmisión de su parroquia en su página personal de Facebook.
  • Ujier digital. En coordinación con su párroco, enriquezca la transmisión en vivo de la Misa dominical en Facebook con un equipo de "ujieres digitales": voluntarios de hospitalidad que den la bienvenida a otros que se vayan uniendo a la transmisión y les informen sobre el domingo que celebrarán juntos en línea. ¡Sin abrumarlos, hágalos sentir como en casa!
  • Monitor digital. Éste es un papel que podría ser muy valioso en estos momentos. Siguiendo la estructura de la Misa, el Monitor Digital puede guiar a las personas con una presentación formal de las partes principales de la Misa: algunos ejemplos podrían ser moniciones como: "Nos preparamos ahora para entrar en la Liturgia de la Palabra", o "Al presentar nuestros dones e intenciones, ahora entramos la liturgia eucarística ", por ejemplo. De una manera muy discreta y no intrusiva, el Monitor puede proporcionar significado y reverencia en la transmisión digital.
    Una función muy importante de este Monitor también es alentar a los feligreses a unirse a las donaciones en línea en el momento en que se realiza la colecta. He estado sirviendo en este puesto en coordinación con mi párroco, alentando gentil y eficazmente, dando a los feligreses en línea además algo de tiempo para hacer su contribución. Algunos elementos importantes a considerar para esta invitación a la “corresponsabilidad digital”:
    • La importancia del párroco para comenzar esa invitación es crítica, por lo que el Monitor debería apoyar su invitación a los feligreses a contribuir en línea. Como en un diálogo, el sacerdote lleva a los feligreses a contribuir, mientras que el Monitor apoya el mensaje del sacerdote.
    • Un hipervínculo a la página de donación en línea en el sitio web de la parroquia es muy apropiado para que el Monitor lo comparta en los comentarios de Facebook, en este momento.
    Todas estas ideas durante la Misa dominical no reemplazarán nuestros roles de voluntariado en la Santa Misa, cuando las parroquias vuelvan a abrir. Se trata de poner nuestros talentos en movimiento, como evangelizadores, además de comunicar ese sentido de comunidad, en forma de diálogo en línea y en forma simultánea. El componente más esencial de la liturgia, el aspecto público, se podría comunicar poniendo nuestros dones y talentos para participar activamente en la liturgia.
  • Pequeños grupos (Pequeñas comunidades). Otro componente importante de evangelización que puede servir de inspiración para una verdadera evangelización digital es el concepto de las Pequeñas Comunidades. Un formato inspirado en la Iglesia primitiva, una pequeña comunidad es probablemente la forma más accesible para crecer con otros, en la fe. Dentro de la función gratuita de mensajería instantánea en casi todas las plataformas de redes sociales, puede encontrar una manera de interactuar en simultáneo, semanalmente o cada dos semanas, con amigos o familiares, reflexionar sobre la Palabra de Dios, el Evangelio del próximo domingo o simplemente compartir sus inquietudes e ideas durante estos tiempos difíciles. Siguiendo el modelo de los primeros discípulos, todos podemos encontrar formas de crecer en la fe simplemente compartiendo nuestra fe con los demás.
  • Oraciones de intercesión. Los grupos pequeños también pueden servir para interceder por los demás. Podemos evangelizar orando para interceder por las necesidades del mundo, nuestra comunidad local, nuestra familia, de los profesionales de la salud, estudiantes, padres, nuestros familiares, por la esperanza y por la paciencia. La intercesión es una forma muy especial y poderosa de vivir la fe. Todos nuestros santos y Nuestra Madre María, nos dan claro ejemplo de la eficacia de nuestras oraciones por otros, por el mundo entero.

No es necesariamente importante estar capacitado en Teología para compartir lo que Jesús ha hecho en su vida o para compartir lo difícil que es seguir a Jesús en medio de toda la realidad caótica que vivimos. Somos discípulos, amados y rescatados por el amor y sacrificio de Jesús, y también somos su pueblo, llamados a compartir esa alegría de su amor entre nosotros y, en última instancia, compartirlo con aquellos que no le conocen. Al pasar junto a Cristo de la tristeza de la Pasión a la nueva vida de la Resurrección, tengamos en cuenta las enseñanzas de la Iglesia que nos recuerda en Evangelii Gaudium: “La misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo. Cuando nos detenemos ante Jesús crucificado, reconocemos todo su amor que nos dignifica y nos sostiene, pero allí mismo, si no somos ciegos, empezamos a percibir que esa mirada de Jesús se amplía y se dirige llena de cariño y de ardor hacia todo su pueblo. Así redescubrimos que Él nos quiere tomar como instrumentos para llegar cada vez más cerca de su pueblo amado. Nos toma de en medio del pueblo y nos envía al pueblo, de tal modo que nuestra identidad no se entiende sin esta pertenencia.". (EG, 268)

 
Carlos Castañeda
Carlos Castañeda
 

Carlos Castañeda tiene una extensa carrera como líder pastoral, tanto en entornos parroquiales como diocesanos. Su experiencia como comunicador profesional también ha contribuido a enriquecer su carrera con la creación audiovisual y con la creación de dinámicas presentaciones a líderes y grupos del ministerio, en temas como comunicación intercultural, discipulado y evangelización. Carlos tiene una Maestría en Comunicaciones (Marist College) y una Maestría en Ministerio Pastoral (Boston College).